Idéias de Gamboa

A campanha internacional da valorização das “sexas” anda tão forte que tenho medo que venha alterar a maestria dos cirurgiões plásticos, passando a acentuarem as marcas do tempo… Segue no original, parte das palavras do escritor colombiano, Santiago Gamboa, já eleito o nosso maior divulgador.
Foto: Divulgação
Las mujeres de mi generación son las mejores Y punto.
Hoy tienen sesenta y pico, y son bellas, muy bellas, pero también serenas, comprensivas, sensatas, y sobre todo, endiabladamente seductoras, esto a pesar de sus incipientes patas de gallo o de esa afectuosa celulitis que capitanea a algunas sus muslos, pero que las hace tan humanas, tan reales.
Hermosamente reales.
Casi todas, hoy, están casadas o divorciadas, o viudas y vueltas a casar, con la idea de no equivocarse en el segundo intento, que a veces es un modo de acercarse al tercero, y al cuarto intento…
Nacidas bajo la era de Acuario, con el influjo de la música de Los Beatles, de Bob Dylan…. Herederas de la “revolución sexual” de la década de los 60 y de las corrientes feministas que, sin embargo, recibieron pasadas por varios filtros, ellas supieron combinar libertad con coquetería, emancipación con pasión, reivindicación con seducción.
Jamás vieron en el hombre a un enemigo a pesar de que le cantaron unas cuantas verdades, pues comprendieron que emanciparse era algo más que poner al hombre a trapear el baño o a cambiar el rollo de papel higiénico  cuando este, trágicamente, se acaba. Son maravillosas y tienen estilo, aún cuando nos hacen sufrir, cuando nos engañan o nos dejan.
Usaron faldas hindúes a los 28 años, se cubrieron con sweaters de lana, vistieron maxis, minis, shorts con botas; y perdieron su parecido con María, la virgen, en una noche loca de viernes o sábado después de  bailar.
Hablan con pasión de política y quisieran cambiar el mundo. Aquí hay algunas razones de por qué una mujer de más de 60 o mas nunca te va a despertar en la mitad de la noche para preguntarte… “Qué estás pensando”? No le interesa lo que estás pensando.
Si una mujer de más de 60 o mas no quiere mirar un partido de fútbol, ella no da vueltas alrededor tuyo.
Se pone a hacer algo que ella quiere hacer y generalmente es algo mucho más interesante.
Esa mujer  se conoce lo suficiente como para estar segura de sí misma, de lo que quiere, y de con quién lo quiere.
Son muy pocas las mujeres de más de 60 o mas a las que les importa lo que tú pienses de lo que ella hace.
Tienen cubierta su cuota de relaciones “importantes” y “compromisos”.
Son generalmente generosas en alabanzas.
Tienen suficiente seguridad en sí mismas…
No necesitas confesar tus pecados, ellas siempre los saben.
Son honestas y directas. Te dicen directamente que eres un imbécil  si es lo que sienten sobre ti.
Tenemos muchas cosas buenas que decir de las mujeres de más de 60  y por múltiples razones.”

Comentário 1

  • Maria Eugenia Cerqueira07/08/2012 em 01:11

    Que o mesmo se diga dos homens com mais de sessenta…O vinho bom melhora com a idade…

  • Adicionar comentário